13 jun. 2017

"Gijón"

Lugar: Gijón
Situación: Parroquia y municipio de Gijón
Localización: Lat. 43º 32’ 44.07’’ N - Long. 5º 39’ 50.85’’ W
Etapa en la que se encuentra: Villaviciosa - Gijón - Avilés
Dista: 29,00 Kmts. desde Villaviciosa - 24,84 Kmts. hasta Avilés
Altitud: 5 mts.
Camino: Camino de la Costa
Provincia: Asturias


El tantas veces cuestionado paso de la ruta Jacobea por “La Villa de Jovellanos” no deja de tener importantes fundamentos históricos, pues según J. Uría Riu en Las Peregrinaciones a Santiago de Compostela; es en la época de la decadencia del Camino, en la que abundan los romeros vagabundos, cuando muchos irían hacia Gijón alargando el recorrido de su romería a cuenta de mejor provisión de limosnas y nuevos hospedajes.


Este recorrido se hacía sobre el denominado Camino Real y también camino público de la costa desde San Sebastián a Bayona de Galicia.
Texto que confirman algunos documentos de Peregrinos fallecidos, en el siglo XVIII, a su paso por la villa gijonesa o escritos como el del francés Antoine Holinsky, que en el año 1843 la describe como “lugar naturalmente malsano, en que la extraña idea de convertirlo en fortaleza contribuyó a aumentar la insalubridad del aire”.


En la actualidad el desvío a Gijón desde Casquita va en aumento año tras año, en detrimento del que antaño fuera casi de obligado cumplimiento para “visitar al Señor” en la Sancta Ovetensis. Esto es debido a la gran popularidad que va adquiriendo el Camino del Norte y de La Costa especialmente entre l@s Peregrin@s europe@s y l@s que se cansaron de las aglomeraciones del Camino Francés y se olvidaron del espectacular trazado Primitivo. 
Poco debe parecerse el actual aspecto de la capital marítima asturiana a la que vieron aquellos Peregrinos de antaño, no obstante, entre la amalgama urbana gijonesa aún permanecen algunos vestigios de aquella época.


Como es el caso de la pequeña ermita de Nuestra Señora de los Remedios, que fuera capilla del contiguo hospital de San Roque o de los “Corraxos” hasta, que en el año 1837, fuera derribado definitivamente pues ya había sufrido otra demolición en el año 1598.


El hospital, cuyo origen parece remontarse al siglo XV, nació con el nombre de San Roque pasando a denominarse de Nuestra Señora de Los Remedios en el siglo XVIII, siendo conocido popularmente con el sobrenombre de los “Corraxos” por ser éste el apodo que se le daba a los pobres, vagabundos y Peregrinos en Gijón.


En el entorno del casco viejo gijonés, también llaman la atención edificios de mayor porte como la vecina casa natal del ilustre don Gaspar Melchor de Jovellanos, cuyos restos se custodian en la capilla de Los Remedios desde 1940.


Edificio construido, entre finales del siglo XIV y principios del XV, con cuerpo central y torre en torno a un patio, en el que desde 1971 se guarda una magnífica pinacoteca, digna de ser visitada.


La Colegiata y Palacio de Revillagigedo, construidos entre los siglos XV y XVIII con dos torres flanqueando la fachada central y estructurado en torno a un patio desplazado. La Colegiata, adosada al lateral oeste, tiene el ábside embutido en el palacio, lo que parece indicar que fue construida con anterioridad al mismo.


Y un poco más cerca del, antaño puerto pesquero, hoy puerto deportivo se encuentra la Casa Paquet, construida en 1918 es un buen ejemplo de palacio de inspiración renacentista urbano, para el ayuntamiento gijonés tiene un proyecto de rehabilitación para convertirlo en Albergue de Peregrin@s.


Según las últimas noticias, el nuevo albergue estaría finalizado en la primavera de 2018.
Por encima del futuro albergue, se encuentra desde el siglo XVII la pequeña y sencilla ermita de La Soledad, ...


... lugar de gran devoción entre los habitantes del barrio de Cimadevilla por ser la patrona de los pescadores y guarda de las devociones del antiguo Gremio de Mareantes.


Es evidente que Gijón guarda muchos más lugares y rincones dignos de ser visitados, pero solo hemos mencionado algunos de los que tuvieron una mayor vinculación con la ruta Jacobea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario