21 may. 2013

"Cincuesma"


El pasado domingo de “Cincuesma”, tal y como habíamos prometido, teníamos una cita en Puelles, para acompañar a la Virgen de Las Angustias de regreso a su habitual morada en Arbazal.


La posibilidad de participar en una ceremonia de las más antiguas de nuestra región, nos hizo madrugar tanto que fuimos los primeros en llegar a la iglesia de San Bartolomé. Eso nos permitió poder charlar con los parroquianos según iban llegando y así enterarnos de la historia más reciente de esta singular tradición.


Debido a la adversa climatología de los últimos días los vecinos habían decidido, por primera vez en un par de décadas, que la Virgen realizase parte del viaje de vuelta a cubierto, por lo que en El Conventín la esperaba un furgón en la que fue trasladada hasta el desvío de la AS-113, por el que se accede a Arbazal.


Este traslado motorizado, no nos impidió escuchar las ancestrales coplas y ver la escenografía que acompaña el traslado de la Virgen, en la que los hombres procesionan delante de la imagen girándose para cantar, a la vez que los porteadores se detienen, finalizando la copla con una reverencia para que las mujeres contesten cuando la comitiva retoma la marcha.


El transporte mecánico evitó a los procesionarios el tramo más delicado del recorrido, un  bonito pero pendiente camino que separa Vallinaoscura de la AS-113 y que nosotros no nos resignamos a dejar de recorrer, aunque eso nos hiciera llegar un poco tarde a la concurrida misa que se celebró en Arbazal a la llegada de la Santa.



El próximo año volveremos a Puelles el domingo de Cincuesma, para intentar acompañar a la Virgen de Las Angustias durante todo el recorrido que desde tiempos inmemoriales, llevan haciendo sus fieles y devotos.


En la pestaña Curiosidades, ampliamos la información sobre esta secular tradición.

1 comentario: