30 oct. 2010

¿Bordón o bastón… telescópico?

Entre los atributos del peregrino, el bordón es uno de los imprescindibles. En la Edad Media era uno de los elementos que le eran entregados al peregrino en la iglesia antes de iniciar su andadura. El paso de los años transformó aquel palo redondo, utilizado “para defensa de lobos y ayuda en la marcha”, en artilugios de todo tipo; y a nada que observemos el paso de varios peregrinos, podemos ver que la mayoría se ayudan de algún elemento que puede ser de lo más variado y que va, desde el más elemental y rústico palo recogido a la vera del Camino, hasta el más sofisticado y barroco bordón, pasando por el cada vez más popular bastón telescópico de aluminio. Aunque todos cumplan los requisitos, desde antaño necesarios para ser un buen compañero de Camino, tienen sus pequeñas ventajas e inconvenientes.
Con el fin de colaborar en la elección de este importante elemento y a modo de ayuda, incorporamos una serie de detalles a tener en cuenta, en esa pestaña Como preparar El Camino.

 

27 oct. 2010

"Pequeños contratiempos" en el Camino.

Durante nuestras últimas salidas de domingo ya se nota la presencia de esos pequeños ejércitos formados por varios coches 4X4 provistos de remolque y numerosos miembros de infantería, dotados de los últimos avances tecnológicos para la caza, en nuestra zona generalmente todos van en busca de jabalí perdido, por lo que ya es hora de rescatar del armario las prendas de colores más chillones y antinaturales que tengamos, pues no sería la primera vez que algún campesin@ recibe un buen susto como también le ocurrió a la liebre del chiste.
Publicado por La Nueva España el 18-10-2010
Así que mucho cuidado, pues gran parte del trazado por Asturias discurre por zonas donde está permitido cazar, por lo que si llevamos prendas fáciles de confundir con algo grande y que se mueve por el monte, podemos entrar en el punto de mira de algún escopetero. En caso de no disponer de ninguna prenda de colores llamativos sirve una funda de mochila o un chaleco de los que son obligatorios en el coche, colocado alrededor de la mochila.
Que tengamos un Camino en Paz.    

23 oct. 2010

“Pana” el guardián del reino del Busgosu

Cuenta la mitología asturiana que tiempos atrás el reino del bosque era custodiados por el Busgosu: “Ser mitológico que pasea su melancolía por la selva; se aparece de vez en cuando a los que penetran en lo más enmarañado del bosque, para enseñarles su camino. Su cabeza está coronada por espesa cabellera, de la que brotan dos cuernos retorcidos, como los de cabra; el rostro, los brazos y el torso son humanos; sus piernas son también como de cabra y terminan con pezuñas hendidas… vigila los rincones de la selva, protegiendo a los animales perseguidos por los hombres y poniendo obstáculos a al paso de éstos”.
Pues bien, a las puertas del bosque que se extiende desde Tineo hasta Obona, suele ser habitual toparse con Arcadio Rey, hombre afable y de fácil conversación y que como bien ratifica su apellido heredó la custodia de esta magnífica mancha forestal, por lo que hoy lo incorporamos a la pestaña de Gente del Camino y pasa a formar parte de ese grupo de personas que un día tras otro nos hace el Camino un poco más llevadero.
Ludi y Roberto con "Pana" en el mirador de Letizia.

20 oct. 2010

"Cruz de Ferro"

Lugar: La Cruz de Ferro
Situación: Alto o collado de Irago
Localización UTM: Lat.  42º 29' 19.92'' N - Lon. 6º 21' 41.24'' W
Etapa en la que se encuentra: Rabanal del Camino - Ponferrada
Dista: 2,1 Kmts. de Foncebadón
Altitud: 1.495 mts.
Camino: Francés
Provincia: León

Este humilde y mítico hito del Camino, no es más que una sencilla cruz de hierro de metro y medio, que se encuentra clavada en lo alto de un poste de madera de unos cinco metros de altura, aunque lo realmente sorprendente del lugar es el gran montón de piedras que rodea la base del poste.


Sobre el origen del poste y el montón de piedras hay diversas teorías, desde la que lo  atribuye a los romanos como marca o muro de división de dos circunscripciones, o como Monte de Mercurio erigido desde época celta por los caminantes en lugares estratégicos o cruces de caminos, hasta una simple señal orientativa para las épocas de grandes nevadas, etc. Se sabe que en el S.XI Gaucelmo, abad de las alberguerías de Foncebadon y Manjarín, manda colocar la cruz sobre el poste de madera cristianizando así el lugar.
Nuestra aportación.
La tradición de tirar una piedra a los pies del poste, tiene un origen incierto. Hay autores que  defienden su origen en un rito pagano que aparece en caminos de peregrinación de origen celta, ligur o romano, como un pago simbólico de paso por lugares frecuentados por divinidades; en otros casos para encontrar el buen camino en una encrucijada o destinado a propiciar buena suerte ante las dificultades que se avecinan. También podría ser un simbólico tributo a la entrada de un lugar sagrado, dejando algo personal que pueda agradar a la divinidad.
Este rito lo practicaban también los segadores gallegos que pasaban por primera vez a segar a Castilla.
La tradición fue creciendo siglo tras siglo y perdura hasta nuestros días, portando los peregrinos, en su mochila, desde su lugar de origen, una piedra, generalmente de pequeño tamaño, para seguir aumentando el montón, como símbolo de petición de suerte o como pago por su acceso a un lugar sagrado.    
En el año 1982, a la sombra de la Cruz, se construyó una pequeña capilla en honor de Santiago.

16 oct. 2010

Peculiar construcción

Tanto en el descenso al pantano de Grandas de Salime desde Buspol, como en el ascenso a la capital del concejo, nos podemos encontrar con unas curiosas construcciones, que de no ser por su situación sobre una ladera con demasiada inclinación, bien podíamos pensar que son restos de algún poblado de “irreductibles celtas”. Y aunque ese puede que sea su origen, su construcción tiene otro fin, que no es otro que albergar y proteger de las alimañas, fundamentalmente del oso, a las colmenas de abejas, en otros tiempo sostén de muchas familias campesinas asturianas.
En la pestaña de Curiosidades ampliamos la información de estas singulares construcciones.

8 oct. 2010

Descendientes de la esportilla y el bordón


Tan sencillos como su indumentaria, eran los complementos que el peregrino de otros tiempos llevaba en su viaje a Compostela, pues con poco más que una esportilla (pequeño saco generalmente de forma rectangular y hecho con piel de ciervo), una calabaza (servía para guardar el vino que les daban en algunos hospitales) y un bordón se echaban al Camino.
Al igual que el calzado y la ropa, los complementos también sufrieron una gran evolución y adaptación a las necesidades del peregrino del S.XXI.
En la pestaña Como preparar El Camino incluimos una lista de aquellos artilugios que creemos no deben de faltar en nuestra mochila.


6 oct. 2010

Disfrutando del otoño en el Camino …. “de la Costa”


Nuestro amigo Tatán, nos envió estas sorprendentes fotos, captadas el pasado sábado por la mañana en la playa de La Espasa de Caravia. No podemos dejar de publicarlas para seguir defendiendo el otoño como estación ideal para echarse al Camino. Este masaje podal con tratamiento de talasoterapia 100% natural y rodeados de la paz que disfrutan estos peregrinos, sería muy difícil de tomar en verano con la playa a rebosar.


Aprovechamos la ocasión para recomendaros, bien como entrenamiento o como simple paseo familiar, el tramo que discurre entre San Esteban de Leces y la playa donde se hicieron las fotos (9,5 Kmts.). Hay varias alternativas intermedias para dejar el coche más cerca del final y adaptar la distancia a cada uno.
Tatán muchas gracias por las fotos y ….¡ánimo ahora ya puedes!
El Camino te espera.

2 oct. 2010

La indumentaria del Peregrino

Grabado de Francisco Javier Parcerisa año 1856

En la edad media y según el sermón "Veneranda Dies" del primer libro del Códice Calixtino, el peregrino debería de ir pobremente vestido, descalzo, tal y como Santiago peregrinó por este mundo. Pero lo común era que los peregrinos vistieran un capote de estameña fuerte de color pardo, más bien corto con el fin de que no estorbase al caminar, una esclavina de cuero como protección del frio y del agua y un sombrero de ala ancha, en aquella época probablemente fuese la ropa más adecuada disponible para afrontar los rigores del Camino.
El paso de los siglos nos trajo una gran evolución en los tejidos, y por eso en la pestaña de Como preparar El Camino aportamos unas ideas que pueden ser de utilidad a la hora de equiparnos para el Camino en el S.XXI.