15 dic. 2017

"David Vidal"


David Vidal o "David el de La Casa de los Dioses", pues así es conocido en el mundillo del Camino éste barcelonés que, a sus cuarenta y tantos años, comparte su singular morada con los que pasamos por allí desde el mes de junio del año 2009.


David Vidal Figuls llegó recorriendo el Camino a éste solitario paraje, entre el pueblo de Santibáñez y el crucero de Santo Toribio, tras una azarosa vida marcada por un par de fracasos empresariales, otro familiar y demasiados escarceos con el alcohol y las drogas, no solo para tomar la decisión de quedarse aquí.


También para poco a poco y un día tras otro, pese a la ausencia de agua corriente y luz eléctrica, ir remodelado a su gusto la vieja nave en la que se instaló, hasta convertirla en un espacio abierto a todos los Dioses del Camino, como a él le gusta llamar a los Peregrinos.


Y a decir verdad, como un verdadero Dios te sientes tratado cuando después de un largo tramo de pista “rompepiernas”, en el que el sol suele calentar de lo lindo, avistas un carrito en medio del Camino junto a un par de árboles y unos pequeños muretes.


Eso es La Casa de los Dioses, donde una jornada tras otra y de manera altruista, David pone a disposición del Peregrino un impresionante surtido de zumos naturales, frutas, ...


... mermeladas, frutos secos, agua y muchas más cosas en un incomparable lugar, perfecto para recuperar fuerzas, tanto físicas como morales.


No sabemos durante cuanto tiempo más seguirá cuidándonos como Dioses David, pues en varias ocasiones manifestó cierto hartazgo de la masificación del Camino y amagó con abandonar tan admirable empresa, ...


... pero mientras tanto y no, el pasado octubre todavía pudimos disfrutar de su compañía y apoyo.


Gracias David y que la vida te devuelva todo lo que tan generosamente nos has dado.

12 dic. 2017

"Meres"

Lugar: Meres
Situación: Parroquia de Tiñana, municipio de Siero 
Localización: Lat. 43º 22’ 39,24’’ N - Long. 5º 45’ 6.14’’ W
Etapa en la que se encuentra: Pola de Siero - Oviedo
Dista: 8,7 Kmts. desde Pola de Siero - 10,0 Kmts. hasta Oviedo
Altitud: 190 mts.
Camino: Norte
Provincia: Asturias


De no ser por la existencia de un bonito y bien cuidado palacio, apenas merecería hacer referencia a éste diseminado pueblo formado mayoritariamente por naves industriales, centros de enseñanza y modernas urbanizaciones, cuyo origen se remonta a la existencia de una desaparecida torre defensiva en el siglo XIII.


Las torres de la capilla del palacio de Meres surgen, ante los ojos del Peregrino, sobre una loma poco antes de abandonar la zona más poblada de Meres, siendo esta construcción originaria de mediados del siglo XV el siguiente lugar de paso y merecedor de una parada.


Del armonioso conjunto, en el que se integran arquitectura y naturaleza, se diferencian claramente el edificio palaciego y la bonita capilla de Santa Ana, a la que dan sombra un espectacular grupo de "texos".


El palacio está estructurado en cuatro espacios en torno a un patio central, al que se abre un amplio corredor de madera sobre columnas de piedra. La fachada sobre columnas dobles con arquería, se encuentra enmarcada por dos sólidas torres cuadradas.


La imagen actual de la capilla, también original del siglo XV y de cuyo origen se conserva la talla central superior del retablo principal, ...


... es consecuencia de las ampliaciones y reformas realizadas entre los siglos XVI y XVIII.


Llamando la atención tanto su cuidado interior con retablos, detalles arquitectónicos y decorativos dignos de edificios de mayor rango, como la trabajada portada de aire barroco.


El palacio contiene una interesante colección de obras de arte, mobiliario y ajuar histórico en perfecto estado de conservación, ya que en la actualidad el conjunto se utiliza tanto para celebraciones como de frecuente escenario cinematográfico.

8 dic. 2017

"Alto de Mostelares"

Lugar: Alto de Mostelares
Situación: Municipio y parroquia de Castrojeriz
Localización: Lat. 42º 17’ 14,16’’ N - Long. 4º 10’ 44,99’ W
Etapa en la que se encuentra: Castrojeriz - Frómista
Dista: 3,5 Kmts. desde Castrojeriz - 21,9 Kmts. hasta Frómista
Altitud: 914 mts.
Camino: Francés
Provincia: Burgos (Castilla y León)


Una vez que el Peregrino abandona Castrojeriz y supera el cauce del río Odrilla, le toca afrontar la dura pendiente que en poco menos de 2 km., ...


... con un 12% de pendiente media, salva los 142 m. de desnivel que le separan del Alto de Mostelares.


El coronar la subida, en otros tiempos de descarnado firme, ofrece una doble recompensa; por un lado la excepcional panorámica que se disfruta, especialmente en los amaneceres, ...


tanto del último tramo recorrido desde Hontanas, ...


... como del siguiente a recorrer durante el resto de la etapa.


Y por otro la de atravesar la puerta de acceso a la Tierra de Campos, lo que indica que durante unas cuantas jornadas se transitará por el terreno llano de la inmensa planicie castellana.

5 dic. 2017

"Embalse de Salime"

Lugar: Embalse de Salime
Situación: Parroquia y municipio de Grandas de Salime
Localización: Lat. 43º 14’ 10.92’’ N - Long. 6º 50’ 50.85’’ W
Etapa en la que se encuentra: Berducedo o La Mesa - Grandas de Salime
Dista: 13,8 Kmts. desde Berducedo - 6,5 Kmts. hasta Grandas de Salime
Altitud: 227 mts.
Camino: Primitivo
Provincia: Asturias


Nada más dejar atrás la pequeña ermita de Buspol, se inicia un pronunciado descenso que conduce al Peregrino a lo más profundo de la cuenca del río Navia. 


Cuestión que evita la presa del embalse de Salime desde el año 1955, en sustitución del viejo puente de piedra por el que, hasta entonces, se salvaba el cauce del río y del que hoy solo queda el recuerdo y algunas piedras bajo las aguas del embalse, acompañando a las del viejo Salime y las de otra larga lista de pueblos y caseríos que también fueron anegados. 

Imagen: Bellmunt y Díaz

El puente fue construido en fecha sin determinar en traza románica con un solo ojo, elevándose 40 m. sobre el el barranco del Carpio en el cauce del Navia y según reflejaba una lápida en la bóveda, había sido construido por: “Pedro de Pedre, de Castro natural, hizo el puente de Salime, la iglesia i el hospital, i la catedral de Lugo, á donde se fué á enterrar. Abril del año 1113”


La construcción del salto se inició bajo la dirección de Joaquín Vaquero Palacios y otros ingenieros a finales del año 1945, dándose por finalizada en 1955, aunque la puesta en marcha y reconocimiento de la central eléctrica no se llevó a cabo hasta el 1 de marzo de 1957.


Las 685 ha. de superficie ocupadas en los concejos de Grandas de Salime, Allande e Ibias en Asturias, y Negueira de Muñiz y Fonsagrada en Galicia, con 265,60 hm3 de capacidad de embalsado lo convierten en el más grande del Principado.


En su construcción participaron en torno a 3.500 obreros, procedentes de todos los puntos de la geografía española, de los que un centenar perdieron la vida en accidentes durante las obras. 


En el entorno de la presa, todavía pueden verse los restos de fábricas y de los cuatro poblados que albergaron a los trabajadores durante el tiempo que duraron las obras. 


A lo largo del descenso además de disfrutar de la permanente presencia de las embalsadas aguas del Navia y del alto del Acebo, ...


... frontera regional por el que se transitará en la siguiente jornada, también se podrá comprobar el pasado osero de la zona, no solo por la abundante presencia de madroños, ...


... también con los restos de antiguos “cortinos” con los que se preservaban las colmenas de los plantigrados. 


Al poco de alcanzar la AS-14 no debe perderse la oportunidad de atravesar el pequeño túnel por el que se accede al singular mirador que proyectó y dirigió Joaquín Vaquero Turcios en 1955, mientras pintaba los murales de la Central. 


También llama la atención la imagen de la Virgen de la Luz, que poco antes de alcanzar la presa, bajo el nivel de la carretera mira al salto. 


En la actualidad es posible, previa reserva, atravesar o hacer una excursión por el pantano en lancha desde el viejo enclave del pueblo de Grandas o desde la otra orilla.


1 dic. 2017

"Desde el Páramo al Bierzo, pasando por la maragatería"


Como ya es habitual hoy publicamos las impresiones, de nuestro compañero y amigo Mariano, de la escapada otoñal al Camino Francés en la que transitamos desde el Páramo a la capital del Bierzo.


Si anteriormente pasamos por las llanuras de la Tierra de Campos palentina, este año atravesamos las de el Páramo leonés.


La primera etapa entre Mansilla y León fue llevadera, por ser la primera de este año, estar frescos y con ganas de ponernos en marcha.


Pero según nos acercábamos a la ciudad, la cosa se empezó a poner un poco más fea: polígonos, autovías, cruces elevados de carreteras, etc.


Todo cambió al cruzar la muralla y entrar en la zona antigua. Aquí ya tomó sentido lo que nos dijo un lugareño con el que caminamos al abandonar la ciudad, que León era la ciudad más guapa de España.


En León nos sentimos muy a gusto. Buen alojamiento, buena comida y buenas tapas en el Húmedo.



La siguiente etapa entre León y Villadangos del Páramo, para mí, es de las que menos me gustaron de todas las que hice hasta ahora. La salida, los polígonos, y una vez dejada atrás la capital, seguir pegados a la carretera, con un tráfico infernal, que no daba respiro.


El comienzo de la tercera etapa, entre Villadangos y Astorga, más de lo mismo: carretera y carretera.


Pero al cruzar el rio Órbigo todo cambia. El camino se separa de la carretera y se va sin el agobio del tráfico. El paisaje va cambiando, ya no es tan monótono, y hasta el trato con otros peregrinos es diferente.


Para rematar las buenas sensaciones, ya cerca de Astorga, llegamos a la Casa de los Dioses, lugar creado por David, donde se puede comer y beber algo de manera gratuita o por la voluntad, y donde hubo reunión de peregrinos e intercambio de anécdotas e información.



Un poco más adelante, nada más pasar San Justo de la Vega, nos encontramos con Luis, un pastor de vocación que estaba con sus ovejas.


Una buena parrafada, que podía haber sido mayor, porque tenía bastantes ganas de charlar. Pero la intención de llegar a Astorga y comer el famoso cocido maragato, nos hizo seguir camino, a ver si llegábamos a tiempo.

 

Y aunque eran casi las cuatro de la tarde, en la Casa Maragata, nos pusieron un cocido impresionante. Después, descansar y disfrutar un poco de Astorga, donde nos encontramos muy a gusto.


Las tres últimas etapas de este año fueron preciosas, y aunque en algunos tramos se va al lado de la carretera, especialmente desde Astorga hasta Rabanal del Camino, apenas hay tráfico.


El camino comienza a empinarse, suavemente. Se empiezan a ver bosques y montes, con Rabanal a lo lejos, y al fondo Foncebadón, y las montañas por donde pasaremos al día siguiente, camino de la Cruz de Ferro.


Rabanal es un pueblo con la impresión de haber estado casi despoblado, pero ahora casi totalmente rehabilitado, que ha vuelto a la vida, gracias al Camino.


Hay albergues, hoteles, restaurantes, tienda. Aquí, al atardecer, una pequeña comunidad de monjes, ofrece la posibilidad de asistir a sus oficios, con cantos gregorianos incluidos, en una iglesia de lo más curiosa. Al de las siete, creo que acudimos todos los peregrinos que estaban ese día en el pueblo, pero al de las nueve, que incluía la bendición al peregrino, solo acudimos unos pocos.


Antes de ir a descansar buscamos una zona oscura y disfrutamos de un impresinante cielo estrellado otoñal, aprovechando que la Luna todavía no estaba muy grande. Al día siguiente, ascensión hasta Foncebadón, un pueblo que llegó a estar deshabitado, pero que también gracias al camino se está recuperando, aunque aún se ve un poco desastroso.


Más arriba, llegamos a la Cruz de Ferro, donde nos libramos de la piedra que llevamos desde casa, y según se dice de algunos pecados.


A partir de ahí, un tramo bastante llano, la visita en Manjarín a Tomás, el último templario, ...


... y el descenso hacia la depresión de El Bierzo, hasta El Acebo, donde hicimos noche, otro pueblo precioso, que parece rehabilitado totalmente y con un buen ambiente.


Al día siguiente hicimos la última etapa de este año. El pronunciado descenso hasta Molinaseca, otro pueblo precioso, ...


... y la caminata hasta Ponferrada, gran parte al lado de la carretera, y con la pena de que por este año se acaba el Camino para nosotros.


Tengo que comentar que hacer el Camino siempre merece la pena, pero también es muy importante la compañía que se lleva, y con Angel y Vicente, y esta año la incorporación de Ana, la experiencia es mejor todavía.


Y para rematar el tiempo tan estupendo que tuvimos. Todo ello hace que sepa a poco y queden ganas de continuar otro año más.